Un estudio del MIT ofrece un poco de esperanza a los pacientes con Alzheimer

0
1009

Unos 47 millones de personas en  España, padece demencia en el mundo y 70% de los casos, la enfermedad de Alzheimer, caracterizada por el deterioro de la memoria y el intelecto.

En las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer, los pacientes son a menudo incapaces de recordar experiencias recientes. Un nuevo estudio con ratones, ofrece hoy un poco de esperanza a los pacientes y sus familias.

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), ha descubierto que esos recuerdos siguen almacenados en el cerebro, pero que no se puede acceder fácilmente a ellos y que la estimulación de las células del cerebro con luz se pueden recuperar los recuerdos en ratones con pérdida de memoria similar al Alzheimer. Lo que le falla es el sistema de acceso a la memoria.

El estudio consistió en dos grupos de ratones, sanos y otros modificados genéticamente para padecer las primeras fases del alzhéimer.

En la primera fase del estudio, colocaron los ratones en un habitáculo cuyo suelo soltaba descargas eléctricas a voluntad de los investigadores. Todos los roedores mostraron síntomas de miedo cuando eran recolocados en la misma cámara una hora después. Sin embargo, cuando se repetía la jugada días después, solo los ratones sanos experimentaban temor. Los roedores con alzhéimer se habían olvidado del chispazo.

   “El recuerdo a corto plazo parece ser normal, del orden de horas. Sin embargo, el recuerdo a largo plazo, estos ratones con principio de Alzheimer parece estar alterado”, dice Roy. Entonces, los investigadores mostraron que aunque que los ratones no pueden recordar sus experiencias cuando se les solicita por señales naturales, esos recuerdos siguen ahí.

Una rata con un implante optogenético. Vía elpais.com
Una rata con un implante optogenético.
Vía elpais.com

La segunda parte del ensayo entró en juego la optogenética, una técnica que inserta, mediante virus, genes de algas sensibles a la luz en los cerebros de los ratones. Una vez en las neuronas, los genes producen una proteína capaz de activar o desactivar cada célula en función de ráfagas de luz láser enviadas por los investigadores. La técnica, que requiere abrir el cráneo, jamás se ha empleado en seres humanos.

Al marcar estas células concretas y encenderlas con ráfagas de luz, los ratones con alzhéimer volvían a recordar la descarga eléctrica. “Lo importante de esto es que es una prueba de concepto. Incluso si un recuerdo parece haberse esfumado, todavía sigue ahí. El problema es cómo recuperarlo”.

Si los pulsos de luz son lanzados de manera muy específica en puntos de esta región cerebral de los roedores con alzhéimer, los animales recuperaron su memoria a largo plazo hasta llegar al mismo nivel de los ratones sanos. Sus resultados se publican en la revista Nature.

   “Es posible que en el futuro se desarrolle una tecnología para activar o inactivar las células profundas dentro del cerebro, como el hipocampo o la corteza entorrinal, con más precisión –dice Tonegawa–. La investigación básica como la llevada a cabo en este estudio proporciona información sobre las poblaciones de células diana, lo cual es crítico para los tratamientos y las tecnologías del futuro”.

Visto en depilación IPL

 

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta