Detectar el cáncer de mama podría dejar de ser competencia de las mamografías

0
1110
1453723750_638043_1453734610_sumario_normal_recorte1
El sensor puede deformarse y mantener la exactitud para medir la presión. Vía elpais.com

“Los nuevos sensores pueden monitorizar tumores de una forma más fácil, menos dolorosa y sin necesidad de exponerse a la radiación”, ha explicado el profesor de la Universidad de Tokio Takao Someya

Un sensor flexible y transparente que se adapta a la forma de los dedos y con un material que permite medir cambios en la presión del pecho para diagnosticar tumores.

El sensor tiene un grosor de aproximado de ocho micrómetros (milésima parte de un milímetro) y está compuesto por transistores orgánicos, interruptores electrónicos hechos de carbono y oxígeno y una estructura de nanofibras sensibles a la presión. En conjunto, forman una estructura ligera, porosa, transparente y delgada, pero muy sensible que puede medir con exactitud radios de hasta 80 micrómetros (el equivalente a dos veces el espesor de un cabello humano). Hasta ahora, los sensores no podían bajar de 100 micrómetros de espesor por las limitaciones en los métodos de producción.

Similar al diagnostico táctil de un doctor, el investigador narra cómo funciona “aplicando una presión constante a los pechos con estos sensores, podemos detectar las diferencias entre una textura de pecho normal y una con tumores”, explica Someyo.

Cuenta con la ventaja de lograr una mayor precisión al tratarse de una palpación digital que peude medir la distribución de la presión en el pecho en 144 localizaciones a la vez.SENSOR-flexible

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta