Células madre con memoria: la lucha contra el cáncer se intensifica

0
1157

celula de cancer

Llega una nueva esperanza al campo de lucha contra el cáncer. Viene de la mano de  científicos de Milán y en principio no se había planteado para este fin. Esta nueva terapia se llama “células madre T de memoria” (TSCM son sus siglas). Se trata de un glóbulo blanco que se encuentra en el sistema inmune y reúne las dos propiedades ideales: por un lado se trata de células madre (tienen capacidad para autorrenovarse de manera indefinida) y por otro lado, tienen memoria inmunológica (conservan la capacidad para actuar contra un agente infeccioso concreto o un tumor específico).  Los científicos han demostrado en 14 pacientes que estas células pueden sobrevivir hasta 12 años en el cuerpo.

Cuando empezó este estudio hace 12 años, no se conocía la existencia de las células TSCM. Fue cuando se quería comprobar la seguridad de la terapia génica contra el tipo de inmunodeficiencia hereditaria (SCID o los conocidos “niños burbuja”) cuando hicieron estos descubrimientos reveladores. En principio este estudio fue dirigido en 1995 por Claudio Bordignon y en el, las células T de los pacientes fueron extraidas  para corregir su deficiencia en el laboratorio. Posteriormente, se las inyectó un gen correcto dentro del ADN del virus que era capaz de integrarse en el genoma de las células humanas.

Los resultados han sido presentados en Science Translational Medicine, prestigiosa publicación perteneciente a la revista Science. El nombre TSCM proviene de “stem cell memory”/ células madre de memoria. Respecto a la T, representa a los linfocitos T que son los que montan un tipo de defensas muy importante para el organismo: la inmunidad celular.

Luca Biasco, el primer autor del trabajo explica: “Las terapias basadas en células T representan una de las estrategias terapéuticas más avanzadas y prometedoras para el tratamiento del cáncer; esta tecnología está basada en la modificación genética de las células T para redirigir su actividad contra las células tumorales; un tipo de célula T como las TSCM, que son capaces de mantener su capacidad de autorrenovación y de diferenciación por muchos años, pueden aportar un reservorio de células T capaz de patrullar por el sistema inmune y activarse eficazmente en caso de recidiva del tumor, para mantener una respuesta inmune secundaria eficiente”.

Su descubrimiento es muy importante ya que puede suponer un gran avance para la medicina. Seguiremos atentos a sus próximos pasos.

 

El País

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta