8 Señales tempranas para detectar el cáncer de ovario

0
986

cancer-de-ovario

El cáncer de ovario es una enfermedad peligrosa y complicada ya que muchas veces los síntomas aparecen cuando la enfermedad está ya muy avanzada y por lo tanto es complicada de tratar.Es el segundo cáncer de tipo ginecológico más común entre las mujeres. También es importante mencionar que es el tipo de cáncer que mayor mortalidad tiene debido a lo antes mencionado; se suele descubrir demasiado tarde. Las estadísticas de los últimos años confirman este dato, tan solo un 50% de las mujeres diagnosticadas con este tipo de cáncer logran sobrevivir hasta los 5 años después del diagnóstico inicial. Los expertos en oncología aseguran que en caso de que se produzca una detección temprana, la tasa de mujeres que sobreviven aumenta al 95%.

Este tipo de cáncer es como todos, puede aparecer a cualquier edad, pero el riesgo crece a partir de los 50 años en adelante. La edad más común suele ser entorno a los 65 años. La importancia radica en la prevención, por ello, existen una serie de señales de advertencia que si se tienen, es conveniente que se pregunte al especialista para descartar que sea este tipo de cáncer u otra enfermedad.

Las señales son:

Distensión abdominal o hinchazón: este es un síntoma común que puede desentrañar multitud de problemas de salud. Si el estómago está inflamado y el abdomen aumenta de manera frecuente, se debe acudir al médico para poder descartar cáncer de ovarios u otra enfermedad.

Síntomas digestivos: aquí podrían tener lugar síntomas como: indigestión, estreñimiento, calambres, molestias abdominales o cambios extraños en las deposiciones.

Dolores pélvicos: este tipo de dolor es una señal bastante importante que podría indicar este tipo de cáncer. Si el dolor es muy frecuente y si en principio no tiene explicación, hay que acudir al médico antes de automedicarse durante días con analgésicos.

Dolor de espalda: si se detecta dolor continuo en la parte baja de la espalda que no tenga explicación alguna, también se debe acudir al especialista.

Micción frecuente e incontrolable: si las ganas de orinar son demasiado frecuentes y llegan a ser incontrolables puede que algo este fallando en el organismo. No tiene porque ser cáncer pero si puede acarear otro tipo de problemas o enfermedades, así podría indicar una debilidad en los músculos del suelo pélvico o una infección urinaria. Por lo general, esto viene acompañado de dolor o ardor al orinar. En todo caso, es importante consultar al especialista.

Pérdida o aumento de peso inexplicable: cuando una mujer pierde mucho peso de manera repentina sin ninguna justificación aparente, es algo para preocuparse. Normalmente las pérdidas de peso exageradas suelen ser un síntoma de que algo malo está pasando al organismo y puede ser un claro síntoma de cáncer de ovario ( u otros cánceres asociados como el de colón o estómago). Lo mismo sucede en caso de que el aumento de peso que se produzca no tenga sentido. Como consecuencia de ello podrían acontecer otros síntomas como puedan ser la pérdida de apetito o la sensación de saciedad continua.

Fatiga: este síntoma es muy común en situación de estrés continuo o elevado o también como consecuencia de algún problema de salud. También es un síntoma bastante frecuente en las situaciones en las que se padece cáncer; la persona se siente cansada, sin energías y débil.

Dolores durante el acto sexual: si mientras practica sus relaciones sexuales siente un dolor continuo, acuda a su médico.

Otros síntomas que pueden aparecer y que están directamente relacionados con el cáncer de ovario son: sangrado vaginal en mujeres posmenopáusicas, náuseas o vómitos, anemia o dolor de estómago frecuente. En cualquiera de los casos, si estos síntomas aparecen y persisten hay que acudir al médico para que se pueda descartar cualquier tipo de enfermedad.

 

Vía Mejor con Salud

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta