Ciertos alimentos grasos elevan el riesgo de cáncer en hombres

0
682

atun

Investigadores españoles han revelado que la exposición a un contaminante químico denominado PCB-153 está relacionado con el cáncer en los hombres. Aunque este compuesto está prohibido en España desde los años 80, está presente en multitud de alimentos ricos en grasas como por ejemplo en los pescados grasos de gran tamaño: atún, salmón o pez espada. La razón de esto es su elevada resistencia a la degradación.

El autor principal de la investigación es Pedro Arrebola del Instituto de Investigación Biosanitaria (IBS) y afirma: “en la actualidad existe una tendencia creciente en la incidencia de diversos tipos de cáncer, en parte atribuida a la influencia de diversos factores medioambientales, como la exposición a ciertos contaminantes químicos”. Para realizar este estudio los científicos analizaron los niveles acumulados de cierto grupo de contaminantes en la grasa de 368 hombres y mujeres en edad adulta a lo largo de nuevo años. Con este estudio se quería analizar si la exposición a ciertos contaminantes acumulados a lo largo del tiempo, podrían estar relacionados con el riesgo a padecer cáncer. “Al cabo de este tiempo, encontramos que, entre los hombres, la exposición acumulada a un contaminante llamado PCB-153 se asoció positivamente con el riesgo de padecer cáncer. El PCB-153 pertenece a un grupo de compuestos químicos llamados bifenilos policlorados (PCBs), ampliamente utilizados en diversas aplicaciones industriales, incluyendo transformadores eléctricos, condensadores industriales, sistemas hidráulicos, selladores de construcciones, plaguicidas, e incluso como componentes de material plástico” afirma Pedro Arrebola.

Además de esto, el investigador recalca: “Se estima que los alimentos grasos son la principal vía de exposición a PCBs en la población general, por lo que niveles elevados de PCBs podrían ser, en parte, indicadores de una alimentación rica en grasas” . Por otro lado, se intuye que los PCBs podrían provocar cánceres a través de diversos mecanismos: interactuando con receptores hormonales de estrógenos y andrógenos, en la producción de radicales libres o con el ADN. “Como el cáncer tiene un largo periodo de latencia, nuestro grupo de investigación continúa siguiendo a este grupo de personas para comprobar si estos resultados preliminares se mantienen tras un tiempo de seguimiento mayor”, termina el investigador.

Este trabajo ha sido posible gracias a la participación de varias entidades como: a Universidad de Granada, el Complejo Hospitalario Universitario de Granada, la Escuela Andaluza de Salud Pública, CIBER en Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), y el Registro de Cáncer de Granada, además de un investigador de Bispebjerg University Hospital (Dinamarca).

Vía 20 Minutos

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta