Preeclampsia en el embarazo y el riesgo del autismo

0
882

embarazo

La preeclampsia es una complicación surgida durante el embarazo y está asociada a la hipertensión inducida durante el embarazo, y está asociada a niveles elevados de proteína en la orina (proteinuria). El signo más notorio de esta enfermedad es la alta presión arterial que puede desembocar en una eclampsia y puede resultar dañado el endotelio materno, riñones e hígado. La eclampsia incluso podría llegar a ser mortal produciendo convulsiones.

Investigaciones recientes señalan que la preeclampsia podría ser un nuevo factor de riesgo para el trastorno del espectro autista. Este estudio ha visto que niños con este trastorno analizados tenían más del doble de probabilidades de haber estado expuestos a preeclampsia y cuanto más grave diagnóstico tiene la madre de esta enfermedad, más probabilidad de autismo tiene el niño.

La investigación ha sido desarrollada por el Instituto MIND de la Universidad de California-Davis(EE.UU.) Para su desarrollo, se han observado a más de 1.000 niños que tenían entre dos y tres años de edad. Estudiando estos casos, los expertos han visto una asociación importante entre la preeclampsia y el trastorno de espectro autista. Cheryl Walker, autora principal del estudio, afirma:  «Además hemos visto una relación entre la preeclampsia grave y el retraso en el desarrollo».

De estos 1.000 niños sometidos al estudio: 500 fueron diagnosticados con autismo, 200 con retraso en el desarrollo y 350 con desarrollo normal. A su vez, todas las madres confirmaron sus diagnósticos de preeclampsia. Estos resultados mostraron que las madres de niños con diagnóstico de autismo tenían el doble de probabilidades de que sus madres hubiesen padecido preeclampsia y embarazos complicados. Siguiendo la vía de esta investigación, los expertos también vieron que tanto las madres de niños con autismo como las madres de niños con retraso en el desarrollo también eran más propensas a haber tenido insuficiencia placentaria, preeclampsia grave o ambas dos.

Tal y como explica Cheryl Walker, existen varias vías por las que la preeclampsia puede afectar al desarrollo del cerebro del feto: las limitaciones en la disponibilidad de nutrientes, las limitaciones del oxígeno que causan estrés oxidativo progresivo e impulsan la liberación de proteínas en el torrente sanguíneo materno en un esfuerzo por mejorar la circulación. Este estudio podría arrojar luz para intentar tratar la preeclampsia además de por el riesgo que existe para la madre, por el riesgo que existe para los niños y su desarrollo.

 

Vía ABC

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta