Se añaden ‘advertencias en las cajas’ de los dispositivos usados para retirar fibromas uterinos

0
614

morceladores eléctricos

En EEUU se ha anunciado una medida sanitaria sin precedentes. Así lo ha manifestado la Administración de Alimentos y Medicamentos de este país. Se van a añadir “advertencias en las cajas” de unos dispositivos llamados morceladores eléctricos laparoscópicos usados para la pulverización de tumores de fibromas uterinos. Las advertencias que deben aparecer es que no hay modo de garantizar que la morcelación quirúrgica no aumentará el riesgo de propagación del cáncer a otras partes del cuerpo de una mujer.

Esta advertencia es muy útil para cirujanos y pacientes ya que les informará que “el tejido uterino puede contener un cáncer no sospechado y el uso de los morceladores eléctricos laparoscópicos durante la cirugía de fibromas podría propagar el cáncer y de esta manera reducir el nivel de supervivencia a largo plazo de las pacientes” fueron las palabras de la FDA en un comunicado de prensa.

Además de esto, la FDA añade: “los morceladores no se deberían usar en pacientes que se encuentran en las puertas de la menopausia, ni en las que vayan a necesitar una histerectomía debido a los fibromas. Los morceladores tampoco se han de usar en la cirugía ginecológica en la que se sospeche que el tejido que se ha de morcelar sea canceroso”.  Según las estadísticas consultadas para los estudios, uno de cada 350 casos que se someten a histerectomía por fibromas podría tener un sacroma uterino cuya presencia se desconoce. La morcelación podría contribuir a propagar el cáncer.

Esta nueva etiqueta debería ayudar a la información completa de las pacientes debido a que esta operación es bastante más común de lo que se piensa. Los cirujanos recurren a este tipo de operación llamada “morcelación eléctrica laparoscópica” cuando se quieren extirpar los fibromas uterinos (tumores no cancerosos del tejido muscular liso de la pared del útero). Este procedimiento es mínimamente invasivo  y utiliza esta herramienta para cortar el tejido de los fibromas o del útero en sí (depende de la operación). Después, estos fragmentos de tejido son extraídos a través de incisiones minúsculas”.  La información sobre los posibles riesgos de esta operación son muy importantes por ejemplo para las jóvenes que quieran mantener la capacidad de tener hijos intacta.

Este verano Johnson & Johnson, el mayor fabricante de morceladores eléctricos laparoscópicos , retiró todos sus dispositivos del mercado. Lo hizo por precaución. La FDA no ha prohibido el uso de morceladores, pero si insta a los médicos y pacientes a tener en cuenta los riesgos que conllevan dichos dispositivos. Por su parte, las mujeres que ya se hayan sometido a este procedimiento no se deben preocupar ya que después de la extirpación, las muestras siempre se mandan a análisis por lo que en caso de que diesen positivo en cáncer o en posibilidad de ello, ya se las habría informado.

Se calcula que la mayoría de las mujeres contraerán fibromas uterinos en algún momento de sus vidas. Estos fibromas pueden provocar síntomas como: sangrado menstrual abundante o prolongado, dolor pélvico intenso o micción muy frecuente. La manera alteranativa de operarse a los morceladores eléctricos laparoscópicos son: una cirugía tradicional o laparoscópica aunque sin la utilización de morcelador eléctrico.

 

 

Vía HealthDay

 

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta