Esquizofrenia I

0
1414

La esquizofrenia desde la antigüedad se ha considerado como la enfermedad de los genios locos. Debido probablemente a que hay momentos a lo largo de esta enfermedad que la mente está con hiperactividad.

El término de esquizofrenia proviene del griego clásico σχίζειν schizein ‘dividir, escindir, hendir, romper’ y φρήν phrēn, ‘entendimiento, razón, mente. Esta podría ser una buena definición para esta enfermedad “división de la mente”. Este termino fue acuñado por Eugen Bleuler en el año 1908. Este término sustituyó al de “demencia precoz” que es como se le conocía anteriormente. Se trata de una enfermedad psiquiátrica que se suele manifestar en las personas pasada la adolescencia y hasta cuatro décadas después de su nacimiento aproximadamente. No suele darse en niños (a pesar de que es posible como por ejemplo el conocido caso de Jani Schofield), ni adolescentes ni tampoco en personas ancianas.

Los síntomas más generales que sufre una persona con esta enfermedad son: lenguaje y pensamientos desorganizados, delirios, alucinaciones, trastornos afectivos y conducta inapropiada o extraña. A pesar de ello, no existe un diagnóstico claro respecto a esta enfermedad ni pruebas que confirmen que se padece, con lo cual, el diagnóstico se obtiene a través de la observación del paciente.

A pesar de que no se sabe muy bien cuales son las causas que provocan esta enfermedad, varios estudios demuestran que son varias las justificaciones que podrían explicarla. La primera de ellas es la genética y la herencia, existen 600 genes cuya mala actividad regulada en las neuronas podría ser desencadenante de la esquizofrenia. Respecto a la herencia, es fácil imaginar que al igual que otras importantes enfermedades, si un pariente cercano padece la enfermedad, es más probable que el paciente la tenga también. Los denominados factores prenatales también son importantes y están relacionados con ciertos factores ambientales: virus influenza durante el primer trimestre del embarazo, desnutrición materna o asfixia perinatal, entre otros. Los factores sociales tales como la pobreza extrema, discriminación racial, disfunción familiar y otros factores sociales extremos negativos también pueden ser desencadenantes ante esta enfermedad de la mente. Por último, aunque no está del todo clara la relación, parece que la drogodependencia y la esquizofrenia caminan de la mano, entre ellas las que se están estudiando como más corrosivas para la mente estarían, las drogas alucinógenas, las anfetamínicas y el cannabis.

 

A continuación les mostramos dos vídeos desarrollados por Citec-b que intentan explicar esta primera parte de la enfermedad psiquiátrica: esquizofrenia

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta