La tarjeta inteligente sanitaria no tardará en llegar

0
578

Pushkar N. Kaul, un presidente jubilado y profesor de Ciencias de la Salud en la Universidad Clark de Atlanta, en Georgia, escribe este artículo exponiendo una nueva herramienta de futuro en el sector salud.

(H-SMART) es una tarjeta que tiene la capacidad de transformar la prestación de asistencia sanitaria en un estado más eficiente, precisa, económica y de fácil accesibilidad.

Esta tarjeta ha sido creada en Francia, empezó en los años 90 como una tarjeta de seguro médico, y más tarde, en 2004, llegó a incluir la historia médica de una persona.

Se espera que la H-Card European se desarrolle para incluir una historia clínica completa en los próximos años. En la próxima década, es probable que se pueda actualizar para poder incluir información genética de un individuo. Por lo tanto, la tarjeta H-SMART provisionalmente contendrá un registro completo del genoma  heredado y / o enfermedades adquiridas y tratamientos, los resultados de los análisis de sangre y exploraciones de diagnóstico por radio, el perfil de la inmunidad y el estado funcional de todos los órganos y sistemas de órganos. En otras palabras, será un dispositivo de almacenamiento.

Hoy en día, los profesionales de la salud se basan en tecnologías de escaneo de radio-diagnóstico, como radiografías, ecografías y resonancias magnéticas, así como las medidas de las composiciones celulares y químicas de la sangre para hacer sus diagnósticos. Estos análisis se realizan en laboratorios independientes, y la evaluación de los resultados del diagnóstico se produce en la consulta. Entonces, el paciente obtiene el medicamento recetado en una local o farmacia por correo. Sin embargo, la consolidación de estos componentes de la salud ya ha comenzado. Laboratorios, por ejemplo, la química y la radio-diagnóstico en remolques móviles ya están disponibles para aumentar los laboratorios hospitalarios. Todos los componentes están automatizados, utilizando equipo y tecnologías robóticas. Es evidente que, con la llegada de la tarjeta H-SMART, ahora es el momento de considerar la posibilidad de consolidar todos los componentes clínicos de la atención de la salud en un sitio.

Imagina este escenario: un pasajero (Mr. P) viaja en un coche y de repente empieza a sentirse mal. Se detiene en un centro de salud próximo, (HB)-un cajero automático-como para los chequeos de salud del paciente. A medida que entra en el HB, el paciente pregunta “¿Cómo me pueden ayudar?” Él verbalmente describe los síntomas e inserta su H-Smart Card cargando sus datos sanitarios personales. Al paciente se le pide que introduzca un dedo en una ranura para una rápida extracción de sangre. En pocos minutos, el sistema analizará diversos biomarcadores en la sangre, y los mostrará junto con los rangos normales, destacando cualquier valor anormal. Por último, el ordenador enseñará el diagnóstico, e incluso podría ofrecer medicamentos a través de una farmacia automatizada en el stand.

La privacidad de los datos se llevará a cabo por las tecnologías de cifrado, al igual  que ocurre en las transacciones bancarias y comerciales. Los stands serán atendidos por un nuevo tipo de médico que se formará a la vez, como un técnico informático y un profesional de la salud, y evolucionará con el tiempo para incluir otros diagnósticos como radio-herramientas y montajes robóticos quirúrgicos.

El desarrollo de este sistema está en consonancia con el impulso del presidente Obama para la legislación de salud y el uso de la tecnología.  El coste de las tecnologías tiende a reducirse con el tiempo, a diferencia de los costes del cuidado de la salud. Dado que las deducciones de cálculo de correlación muestran en general una precisión fiable, las tarjetas SMART y H-HBs podrían proporcionar un suministro más económico, eficiente y preciso en la atención de la salud.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta