Los macrófogos para tratar la alopecia, quemaduras e incluso cáncer

0
1415
CNIO
CNIO Los investigadores del CNIO, Mirna Pérez-Moreno y Donatello Castellana

Hace cinco años se produjo un hallazgo casual que ha permitido encontrar la conexión entre el sistema natural de defensas del organismo y la regeneración del cabello y de la piel. Esta conexión abre nuevas puertas para multitud de tratamientos como puedan ser alopecias, quemaduras graves o incluso cáncer.

Los macrófagos son las células del sistema inmune que tienen la capacidad regenerativa en la piel. Se creía que estas células eran tan solo las encargadas de devorar los patógenos para mantenernos sanos, pero los investigadores han descubierto que también son la clave de la activación del crecimiento de las células madre de la piel. Esto permite que el pelo vuelva a crecer cuando se cae, o son las que causan cáncer de piel cuando se produce algún fallo.

El grupo de investigación de Mirna Pérez-Moreno y Donatello Castellana investigaban con un grupo de ratones a los que habían suministrado un tratamiento con antiinflamatorios. La sorpresa de los investigadores vino de la mano del descubrimiento que a los ratones se les activó el crecimiento del pelo. La inflamación es una respuesta de defensa del organismo, con lo cual, Pérez-Moreno pensó que algo había en el sistema inmune. Después de esta primera conclusión, realizó varios experimentos con distintos tipos de células que participaban en la defensa del organismo hasta llegar a la conclusión de que los macrófagos estaban implicados en todo el proceso y no precisamente como se ha creído tradicionalmente.

¿Cómo es la actuación de estas células sobre la piel? En una fase del ciclo del crecimiento del pelo, una parte de los macrófagos muere y es entonces cuando una señal se produce que empuja el folículo piloso a entrar en la siguiente etapa del ciclo y ahí es cuando el pelo vuelve a crecer. La doctora Pérez-Moreno afirma:«De alguna manera, su muerte estimula a los que quedan vivos para que secreten factores y activen el crecimiento del pelo».

El laboratorio del CNIO ha conseguido reproducir de manera artificial este proceso utilizando un fármaco para modular a voluntad el crecimiento del pelo. Ahora, en colaboración con las Universidades de Manchester y Münster, se están trabajando con tejidos humanos. Tienen la creencia de que aproximadamente en cinco años se podrían intentar los primeros ensayos con voluntarios.

Una de las aplicaciones de estas novedades será conseguir tratamientos para repoblar el pelo de la cabeza, en la lucha contra la alopecia. El reto actual es conseguir reactivar las células madre de la piel para que crezca el pelo de manera natural. La clave es lograr el crecimiento del cabello en una zona específica, no en todo el cuerpo de manera generalizada.

Las investigaciones con los macrófagos no terminan aquí, ya que el CNIO junto con otros grupos de investigación, están intentando descubrir más funciones y aplicaciones de los macrófagos. Una de las grandes investigaciones abiertas es la participación de estas células en el desarrollo de tumores más allá de los de la piel. La investigadora Pérez-Moreno afirma «Por ejemplo, investigadores australianos están trabajando en su relación con el cáncer de mama».

 

Vía ABC

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta