Entrevista al Dr. Ignacio Hernandez Medrano – creador del software Medroom

0
866
Ignacio Hernandez Medrano
Dr. Ignacio Hernandez Medrano, premiado con el galardón ‘Call to innovation’, otorgado por la Singularity University de Estados Unidos, por crear el ‘software’ ‘Medroom’

Ignacio Hernández Medrano, ha sido premiado con el galardón ‘Call to innovation’, otorgado por la Singularity University de Estados Unidos, por crear el ‘software Medroom‘ , el cual se utilizará para la reutilización de las historias clínicas por diferentes médicos. Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche, es un prometedor médico especialista en Neurología. También, es jefe de residentes y adjunto a la dirección ejecutiva del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS) del Hospital Universitario Ramón y Cajal. El Dr. Hernández nos ha concedido una entrevista exclusiva para que podamos conocer su opinión respecto al binomio medicina-tecnología.

¿Cuál es el objetivo y la ventaja de este software? ¿Podría tener también inconvenientes?

Los médicos nos estamos encontrando con la realidad de que la información médica se duplica cada 5 años, al tiempo que el envejecimiento poblacional y el incremento exponencial de la tecnología sanitaria, complican enormemente la posibilidad de mantenerse actualizado. Existe gran cantidad de información, por lo que se hace necesario complementar a la mente humana con redes artificiales que puedan a apoyar al profesional para que preste siempre la mejor atención médica posible, reduciendo así al máximo la variabilidad.

Medroom es una herramienta de apoyo a la decisión médica basada en la reutilización de las historias clínicas, por lo que no sustituye al médico, sino que lo complementa; por todo ello, para su buen funcionamiento es fundamental la colaboración entre la inteligencia humana y la inteligencia artificial.

¿Cuáles son sus expectativas de estudiar el postgrado “Graduate Studies Program” en la sede de la NASA en Silicon Valley?

En Singularity University se encuentran las mentes más brillantes del mundo en lo tocante a tecnologías, de manera que su propósito es el de acelerar el cambio en este área con el fin de poner solución a los mayores problemas de la sociedad.

Se trata de obtener un conocimiento amplio y profundo de cuál va a ser la situación global en los próximos años, qué sectores van a cambiar y hacia dónde, y cómo todo ese conocimiento puede emplearse para el beneficio social.

¿Cree que la tecnología se encuentra al nivel que la medicina requiere o bien cree que la tecnología aún se encuentra un paso por detrás de la medicina?

Existe suficiente fundamento científico para afirmar que estamos entrando en una situación disruptivamente nueva, en la cual casi todo lo que conocemos sobre la forma de hacer Medicina va a cambiar de manera rápida y exponencial. En el momento actual están empezando a alinearse avances en diversas áreas tecnológicas. En pocos años lo que hoy nos parece la forma actual de atender a los pacientes va a resultar divertidamente obsoleto, como actualmente ocurre con la comunicación, por ejemplo.

¿Cuál cree que es el avance más importante que se ha producido en el último año en el ámbito de la tecnología- medicina?

El aspecto clave en lo que está por venir es el desarrollo de la biotecnología. Lo que en las décadas pasadas fue la programación y la informática, ahora va a pasar al campo de la vida. Estamos hablando de que el uso del ADN va a trascender a los laboratorios habituales, de empresas obteniendo productos basados en biología que hasta ahora nos parecían inimaginables. La bioinformática, entendida como el procesamiento masivo de datos celulares, va a tener un papel preponderante en las ciencias de la salud.

¿Cree que los juegos serios de salud podrían ser una alternativa tanto para el diagnóstico de los pacientes como para su tratamiento?

Sin duda. Uno de los cambios más llamativos que estamos viendo es el que genera cuando se une el “conocimiento de multitudes”. Ya no se trata de unos cuantos expertos haciendo cosas muy concretas en espacios limitados; ahora se trata de millones de personas en línea, haciendo tareas simultáneas a través de la red, y generando con ello datos en volúmenes masivos, difícilmente igualables por una sola institución.

En el momento actual existe una gran oferta de información, la gente dispone apenas de segundos que dedicar a cada cuestión, por lo que resulta fundamental dotar a nuestras aplicaciones de una capa de entretenimiento para aumentar la afinidad por las mismas.

¿Qué opina sobre la formación médica? ¿Qué le falta?

Es otro de los campos que está a punto de revolucionarse. Los métodos educativos obsoletos que estamos utilizando tienen los días contados, en tanto que el mundo que viene requiere de una formación mucho más dirigida y práctica. En la línea de salida (en algunos de los casos ya salieron) hay medios tecnológicos más que suficientes para poner a funcionar una educación individualizada, adaptada a la  situación neurocognitiva de la que persona que aprende. Resulta emocionante pronosticar cómo vamos a enseñar a los médicos en pocos años, y cómo su rendimiento va ser mucho mayor del que ha sido el nuestro.

¿Qué le parece el “Máster en Diagnóstico y Manejo del Paciente con Riñón Diabético” de la Universidad de Alcalá? (http://www.rinondiabeticouah.com). Es un máster basado en conocimientos médicos pero eminentemente práctico, con simuladores basados en imágenes reales. ¿Cree que el campo de la neurología necesitaría también un máster de estas características?

Sí, estoy completamente de acuerdo en introducir la tecnología en la educación en cualquier área de la Medicina y, en concreto, en la Neurología. No hay razón para continuar impartiendo excesivo contenido teórico en un área que se encuentra en continuo cambio y en la que lo importante es desarrollar competencias para resolver problemas nuevos en condiciones de incertidumbre, con un enfoque abierto y en equipo.

 

Desde Centro de Imagen y Tecnología del Conocimiento Biomédico nos gustaría agradecer enormemente al Dr. Hernández la concesión de esta entrevista.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta