Innovación tecnológica en la formación médica

1
512

Es evidente que los avances tecnológicos están transformando nuestros sistemas de formación en las ciencias de la salud, propiciándonos herramientas muy útiles en la formación universitaria e incorporando, en la educación médica, recursos que permiten generar entornos de simulación médica para una formación complementaria y adicional a la enseñanza presencial.

Por otra parte, la utilización de simulaciones informáticas en medicina y en otras áreas de las ciencias de la salud, permite crear situaciones artificiales, que se acercan, en gran medida, a la situación real, posibilitando así una mayor motivación de los usuarios (estudiantes, residentes, facultativos) para el estudio y aprendizaje.

Los sistemas actuales de formación médica, dentro del marco europeo de educación superior, utilizan las simulaciones clínicas, bajo procedimientos tecnológicos, proporcionando una representación interactiva, próxima a la realidad, permitiendo así, descubrir como se observa un fenómeno o prueba clínica, como si estuviese en un entorno real.

El uso de este tipo de recursos docentes, mediante procedimientos de simulación, en el ámbito médico, hace posible que, el alumno o residente, o incluso el propio facultativo, manipule un modelo de la realidad y visualice los efectos producidos mediante un proceso de ensayo-error.

Son entornos donde es posible repetir una prueba tantas veces como se desee, o realizar una técnica o habilidad concreta, que permiten el error sin consecuencias para un paciente.

Mi experiencia en la utilización de entornos tecnológicos informatizados, de formación médica, empleados siempre como recursos adicionales en la docencia, me han afirmado que estos medios facilitan y optimizan el aprendizaje y las habilidades clínicas de alumnos y residentes de diferentes especialidades médicas. Así, el manejo de entrenadores clínicos para el aprendizaje de pruebas diagnósticas como la auscultación, la exploración ecográfica, la utilización de quirófanos virtuales con protocolos de abordajes quirúrgicos con realidad virtual y realidad aumentada, etc…posibilitan la creación de entornos ficticios, pero de un gran realismo práctico, para la adquisición de competencias y habilidades clínicas..

No cabe duda, que la utilización de métodos tecnológicos para la formación y visualización del conocimiento, y la exploración de sus posibilidades didácticas, es ámbito de nuestra responsabilidad como docentes, siendo un continuo reto al que debemos enfrentarnos, tanto los profesionales vinculados al mundo de la formación en ciencias de la salud, como los encargados de elaborar y desarrollar aplicaciones tecnológicas para una optimización del aprendizaje.

Muy probablemente, en los próximos años asistiremos a un desarrollo, cada vez mayor, en el uso de las tecnologías innovadoras en educación médica en nuestro país.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta